Slider
Ecología y seguridad alimentaria

El crecimiento acelerado de la población global, que se acercará a los 10 mil millones de habitantes en 2050 y demandará un enorme abasto de comida para satisfacer sus necesidades básicas, trae grandes retos en materia ecológica y de seguridad alimentaria. 

La siguiente gráfica visualiza la urgencia del reto de alimentar a la población a futuro sin causar daños significativos a la sostenibilidad del medio ambiente. Para abarcarlo, especialistas del International Journal of Science sugieren gravitar hacia “dietas sostenibles” – definidas por la FAO como aquellas con un bajo impacto ambiental, que a la vez contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional, así como a una vida saludable en el presente y hacia el futuro. 

 

Para avanzar hacia una dieta global más sostenible, es necesario entender que existe una relación cercana entre la nutrición, la salud humana y el medio ambiente. 

Científicos del International Journal of Science afirman que la dieta global vincula la sostenibilidad ambiental con la salud humana, ya que, estos se determinan, en gran parte, por la producción de comida y los hábitos alimentarios de las personas. 

En este contexto, una investigación de la Comisión EAT-Lancet publicada en el journal médico, The Lancet, afirma que, si bien los sistemas alimentarios del mundo podrían respaldar dietas y un medio ambiente saludables, su trayectoria actual amenaza a ambos factores. En la actualidad, 820 millones de personas tienen comida insuficiente y muchos más tienen una dieta de baja calidad nutrimental, cuya ingesta de nutrientes está muy por debajo de los niveles de referencia. Según la agrupación de expertos en nutrición y ciencia de alimentos de la comisión que desarrolló este estudio, el desafío de lograr dietas sostenibles para una población creciente requiere una transformación del sistema de producción de comida, así como de los hábitos alimenticios a nivel global. 

La Organización Mundial de la Salud define la seguridad alimentaria como un estado en el cual “todos tienen acceso, en todo momento, a comida suficiente, segura y nutritiva para mantener una vida activa y saludable”. Usando esta definición, la seguridad alimentaria a futuro dependerá de una producción de alimentos abundante.

En el 2050, la población global demandará casi el doble de la comida que está disponible en la actualidad. 

No cumplir con la demanda alimentaria de la población creciente, podría traer consecuencias económicas y sociales catastróficas. Hallazgos de un estudio de la CEPAL confirman que la desnutrición (o ausencia de seguridad alimentaria) y la malnutrición infantil es uno de los principales obstáculos al desarrollo y el progreso social en América Latina. Es decir, el acceso a comida suficiente, segura y nutritiva para la población global es un requisito fundamental para el desarrollo económico a futuro. 

Para este propósito, Científicos de IUFoST y Nature Partner Journals sostienen que la innovación en procesamiento de alimentos puede hacer que los alimentos sean más seguros y distribuibles. Los expertos de estas instituciones proclaman que la ciencia y la tecnología aplicadas a la comida deben tener un rol protagónico en alcanzar la seguridad alimentaria global. 

Una investigación de Nature Partner Journals, que analiza el rol de la ciencia de alimentos en lograr la seguridad alimentaria, asevera que esto ya está ocurriendo en varios rincones del mundo. 

Adicionalmente, la revista National Geographic analiza un ejemplo de cómo la biotecnología ha permitido a agricultores africanos crecer un arroz modificado que ha ayudado a evitar hambrunas a pesar de la escasez de recursos en varias comunidades rurales que sufren de sequías. Como se puede observar en la siguiente gráfica, los avances en la biotecnología han desatado el potencial de producción de arroz el contexto global, gracias a la introducción de las variedades IR8 e IR64 Sub 1 que han sido llamadas el “arroz milagro”.

 

Sin perder de vista la urgencia de la seguridad alimentaria, la transformación de los sistemas globales de alimentación debe balancear la necesidad de una mayor oferta de alimentos de alta calidad nutrimental con la necesidad de prevenir daños ambientales. 

Expertos del American Chemical Society y el International Journal of Science, argumentan que enfrentar ambos desafíos requerirá de un marco analítico integral que se enfoque en toda la dieta y midan factores ambientales más allá de las emisiones de carbono.

En líneas similares, un estudio sobre seguridad alimentaria, auspiciado por la iniciativa Citi GPS: Global Perspectives and Solutions, confirma que existen desafíos de sostenibilidad que deben ser abordados de manera transversal para lograr una alimentación sostenible hacia el futuro. Este enfoque holístico se resume en tres temas clave: aumentar la sostenibilidad, reducir el desperdicio y mejorar la nutrición.

Una investigación del International Journal of Science argumenta que se debería lograr mejorar las dietas mediante la incorporación de alimentos más nutritivos. Pero, aunque la ciencia de alimentos y nutrición han perfeccionado técnicas para vincular los patrones dietarios con la salud humana, aún no se ha desarrollado un marco sistemático que incluya los efectos ambientales de la alimentación en esta ecuación de la salud humana. El estudio también resalta que se deben considerar los impactos ambientales de los hábitos alimentarios en cuanto a contaminación y uso de recursos. 

Para este propósito, la Comisión EAT-Lancet exhorta a científicos a establecer objetivos cuantificables que midan la mejora en nuestros hábitos alimentarios en términos nutricionales, al igual que en términos de impacto ambiental, para establecer una hoja de ruta hacia una transformación eficiente de los sistemas alimentarios del mundo.

Para complementar los avances de la ciencia, también se deberán buscar soluciones del lado de la demanda. Es decir, la alimentación global se tendrá que mudar hacia “dieta sostenible” que garantice el uso eficiente de recursos como la tierra y el agua mientras se alimenta a una población que crece a paso acelerado. 

Nature Partner Journals, 2018
  • La ciencia y tecnología de alimentos tendrán un rol protagónico en alcanzar la seguridad alimentaria y nutricional a nivel global.
  • La innovación en procesos como calentar y secar los alimentos para reducir su carga de microorganismos facilitará la producción de alimentos seguros, y debe ser un área de enfoque en el desarrollo de políticas públicas alimentarias.
International Journal of Science, 2015
  • La población global, que superará los 9 mil millones en 2050, requiere avances en la elaboración de alimentos; no sólo en la cantidad de comida que producimos sino en la densidad de nutrientes que logramos agregar a la dieta usando la ciencia.
  • Las soluciones de seguridad alimentaria requieren de un enfoque interdisciplinario, donde se logre avanzar paralelamente en mejorar nuestras dietas mediante las ciencias de alimentos, mientras optimizamos el uso de recursos naturales como la tierra.
Comisión EAT-Lancet, 2018
  • Se necesita una transformación global del sistema alimentario, pues 820 millones de personas tienen comida insuficiente y muchos más tienen una dieta de baja calidad nutrimental, cuya ingesta de nutrientes está muy por debajo de los niveles de referencia.
  • A esto se le agrega el reto de producir casi el doble de alimentos disponibles hoy en día, y de una manera que reduzca drásticamente su impacto ambiental, hacia el 2050. Para afrontar estos retos, se necesitan objetivos científicos cuantificables que midan la mejora en nuestros hábitos alimenticios.
American Chemical Society, 2013
  • La necesidad de una alimentación adecuada debe ser balanceada con los retos en materia ambiental que enfrentamos como población global. Enfrentar ambos desafíos requiere de un marco analítico integral que se enfoque en toda la dieta y factores ambientales más allá de las emisiones de CO2.
  • Los índices de calidad nutrimental a lo largo del ciclo de vida son la mejor herramienta, a disposición de los científicos, para lograr una mayor coordinación entre investigadores de ambos campos.
Citi GPS: Global Perspectives & Solutions, 2018
  • “Los desafíos de seguridad alimentaria y sostenibilidad no deben verse como silos separados, sino como un nexo de temas que deben abordarse para transformar el sistema alimentario mundial en uno sostenible que brinde buenos resultados nutricionales y ambientales.”
  • “Un tercio de los alimentos producidos se pierden o desperdician a lo largo de toda la cadena de suministro, desde la producción de alimentos hasta el procesamiento, la fabricación, la venta y el uso final”.
  • Esto tiene un impacto negativo en la economía, ya que las pérdidas y el desperdicio de alimentos ascienden a aproximadamente $ 1 billón en todo el mundo, y limita la disponibilidad de recursos naturales como el agua y la tierra.
National Geographic, 2019
  • La biotecnología nos ayuda a producir alimentos más resilientes y nutritivos, y se debe considerar como parte de la solución que ayuda a los agricultores a resolver el problema de hambruna y desnutrición.
  • La ciencia permitió la producción de un arroz modificado que ha ayudado a evitar hambrunas y que puede responder a las necesidades crecientes de la población global. (ver gráfica de rendimientos crecientes gracias a la innovación.)
CEPAL, 2018
  • La malnutrición afecta al desarrollo humano y tiene un impacto en el progreso social y económico, así como en el ejercicio de los derechos humanos.
  • Para entender la malnutrición, se deben considerar:
    1. Seguridad alimentaria: acceso de la población a alimentos seguros y nutritivos.
    2. Transición demográfica, epidemiológica y nutricional.
    3. Ciclo de vida: los problemas nutricionales se presentan a lo largo de la vida.