Slider
Nuestro contenido


Los científicos de alimentos tienen una misión: aportar calidad nutrimental y seguridad alimentaria

Autor: AIAN | 12 mayo, 2019

 

El procesamiento de alimentos, entre otras disciplinas auxiliares en la ciencia y tecnología alimentaria, es fundamental para ampliar la calidad, cantidad, inocuidad y disponibilidad de la comida en el mundo. En palabras del Premio Mundial de Alimentación 2007, Philip E Nelson, “si enseñas a una persona a procesar alimentos, puedes alimentar a un pueblo entero”.

 

En la conversación sobre alimentación, es importante no perder de vista el papel de la ciencia en el cumplimiento de dos objetivos ligados a mejorar la salud de la población global: la seguridad alimentaria y la calidad nutrimental.

 

Según el American Journal of Clinical Nutrition, los científicos que procesan alimentos facilitan la disponibilidad de alimentos para la población y ayudan a satisfacer sus necesidades nutricionales.

 

Conforme la población mundial crece, al igual que su longevidad, la demanda de alimentos accesibles y con alta calidad nutritiva es cada vez mayor. En el año 2050, cuando la población global rondará cerca de los 10 mil millones, se prevé que necesitaremos 70% más comida de la que está disponible en la actualidad. Dados estos retos, expertos afirman que la ciencia de alimentos, específicamente el procesamiento, cumplirá un rol fundamental en alimentarnos a futuro.

 

Los objetivos están claros, pero… ¿qué hace en realidad un científico de los alimentos? A continuación, describimos las principales tareas que, día a día, realiza un científico en el campo de la alimentación.

 

Fortifica los alimentos y mejora la obtención de los nutrientes: El avance tecnológico ha permitido el perfeccionamiento de procesos para transformar los alimentos y enriquecerlos. Procesos como la fortificación de la leche y de los cereales para niños; agregar vitamina B, hierro y ácido fólico a los granos y semillas; o yodar la sal, son sólo algunos de los ejemplos de lo que la ciencia alimentaria ha conseguido para mejorar los productos que consumimos.

 

Hace que la comida sea más segura: Procesos como calentar, mezclar y conservar distintos ingredientes hacen que nuestra comida sea más segura de consumir. Distintos alimentos dependen de estos procesos para poder ser ingeridos, pues de otra forma incluirían microrganismos que pueden implicar un riesgo para la salud. Adicionalmente, los alimentos elaborados por especialistas cuentan con tecnologías avanzadas que preservan nutrientes que, de otra manera, se perderían después de la cosecha. Esto nos permite tener dietas más saludables y balanceadas.

 

Permite el acceso a distintos alimentos: Ligar las zonas productoras de alimentos con las consumidoras es un reto del siglo XXI que, a través de la ciencia, podemos alcanzar. La preservación de alimentos a través del procesamiento adecuado nos permite trasladar los productos desde regiones remotas y llevarlos a donde se demanda su consumo. Además, los avances científicos en el campo de alimentos ayudan a evitar que millones de toneladas de productos sean desperdiciados por su corta vida.

 

Facilita un estilo de vida más cómodo: Agregar ciencia a los alimentos, mediante la mejora de su procesamiento, nos permite gozar de muchas comodidades que hoy tenemos a la mano. La población urbana del Siglo XXI requiere de soluciones tecnológicas que faciliten acceso a alimentos seguros y saludables a lo largo del año. El procesamiento eficiente de los alimentos reduce costos, el tiempo de preparación y preservación. La ciencia es la mejor manera de garantizar que una amplia gama de alimentos sea accesible al consumidor en diversos lugares del mundo. Sin científicos, no se producirían una gran cantidad de alimentos especializados que se adaptan a las dietas de los seres humanos, a los diferentes tipos de climas y a la disponibilidad de recursos naturales.

 

Ahorra tiempo y recursos: El uso aplicado de la ciencia en los alimentos facilita una producción más eficiente de ingredientes, reduce los costos y hace que la preparación de nuestra comida sea más corta. El procesamiento de alimentos ha estado presente desde el uso de técnicas antiguas para mantener una dieta equilibrada, como presionar aceites, moler harinas, así como secar y conservar desesperadamente los ingredientes. Estas técnicas que conforman el procesamiento de la comida en su forma más elemental han sido reemplazadas por el uso de maquinaria avanzada y fórmulas químicas que hacen que los ingredientes sean más adecuados para el consumo humano.

 

El procesamiento de alimentos genera varios beneficios para la población mexicana y del mundo. Para asumir el reto de asegurar la alimentación de la humanidad, mientras se vigila la calidad de la nutrición de cada individuo, requerimos de muchas de las soluciones que aporta a diario la ciencia y tecnología en el campo alimentario.

 

Sólo a través del uso moderno y responsable del procesamiento de alimentos se podrá asegurar que nuestra comida hoy, y hacia el futuro, sea agradable, accesible y saludable.